viernes, 29 de mayo de 2009

La memoria

Tengo un rincón
en la memoria,
de arena, junto al mar,
rodeado de palmeras,
allí la espero, hasta que venga.

miércoles, 27 de mayo de 2009

martes, 26 de mayo de 2009

El eco de mis pasos

En carnaval, cuando mires a la bahía, quizás veas Puntales, al fondo Puerto Real.
Habrá, casi con toda seguridad, grandes barcos grises atracados borda con borda. Si prestas atención al viento, quizás oigas una risa lejana, quizás, en ese instante, el brillo azul de una mirada te golpee el rostro.
En ese fugaz momento, oirás el ir y venir de un hombre muy joven, casi un muchacho, caminando por la cubierta de un barco gris. Zarpa, rumbo a mar abierto, sin saber su destino.
Quizás puedas sentir que zarpas con él, como el viento, duro y frío del Atlántico, os azota el rostro.
Ese hombre, que presentirás a tu lado, es el eco de mis pasos...
Y la playa de la Caleta quizás atrape tu mirada. El viejo fortín militar, y los miradores, como viejos puentes colgantes huérfanos de una orilla, te llenen de nostalgia.
Quizás el atardecer te posea, y el rojo sol, prenda fuego a tu rostro mientras muere, entonces, cuando la luz declina inexorable en el horizonte, quizás mires al mar, quizás presientas una mirada furtiva, un fugaz relámpago de neón azul envuelto en cálidos destellos amarillos, entonces, sólo entonces, si prestas atención al viento, oirás, navegando en la brisa, el eco de mis pasos.

lunes, 25 de mayo de 2009

Muchacho

Recuerdo a un muchacho de quince años. Acaba de terminar la escuela, y ya trabaja en un taller de impresión en ofsset. Es un aprendiz tímido y despierto. Sólo le encomiendan las tareas más ingratas. Limpiar y limpiar, aceites, tintas… A pesar de trabajar con guantes y lavarse las manos constantemente, siempre lleva las yemas de los dedos algo sucias de una tinta grasienta que se agarra entre las uñas. A veces, sobre todo cuando está con alguna chica, hace un vano esfuerzo por esconderlas.
Le gusta el trabajo, y sueña que, cuando sea mayor, él será el responsable de la incansable máquina. El olor a tinta, a disolventes, a papel, conforman un universo olfativo del que ya no se separará en mucho tiempo.
Le sangran las uñas de tanto frotarlas con el cepillo, aun así, no hay manera. Ayer estaban azules, hoy rojas ¡mierda de tinta! No hay manera de sacársela de encima. La tinta llegó para quedarse.
Imprimen historietas de Astérix. Aquello es un regalo inesperado, pues tendrá el privilegio de leerlas antes de que salgan a la venta. Siempre guarda un par de copias de cada hoja, para después plegarlas a mano, y obtener así, unos ejemplares sin tapas que leerá con sus amigos.
A Franco le quedan tres años, y él, todavía es un muchacho ingenuo e ignorante y, desde luego, no sabe la vida que le espera. Sólo ve chicas, libros y tinta.
Lee como un poseso. Ha dejado atrás la literatura juvenil y se adentra ahora en la novela (un mundo desconocido) sin pautas claras. Lee de todo. Poesía de la generación del veintiocho y clásicos españoles. Algo de los románticos, a caballo entre los siglos diecinueve y veinte.
Todavía desconoce que tendrá un encuentro literario que cambiará su vida para siempre, que le hará vivir un infierno. Que será anarquista. Que irá a la cárcel. Que sucumbirá ante las drogas, y, por supuesto, no sabe que sobrevivirá a todo eso.
Le dan envidia los escritores, pero ni siquiera se atreve a soñar con serlo. Se siente un ignorante. No está cualificado. Pero lee y lee. Por lo menos un libro a la semana, al menos uno.
Tinta y disolventes. El libro para el autobús, no olvides el libro.
Cuando sale a la ventana después de cenar, pues fuma a escondidas, siempre aparece la chica del bloque de enfrente. Tiende la ropa y apenas levanta la vista, pero siempre esta ahí, puntual como un reloj.
Una noche, el muchacho no puede más y le dirige unas palabras. La chica no responde, se ha puesto nerviosa y le cae el canasto de las pinzas a la calle.
Él se sonríe hasta que la madre asoma, como un halcón, detrás de ella. La reprende en voz baja. La mujer levanta la cabeza, lo mira con simpatía y esconde una cómplice sonrisa antes de cerrar la ventana.
Aunque comienza a vislumbrarlos, todavía faltan dos años para su encuentro con la Beat Generation, con la cultura underground, con el anarquismo, y, por supuesto, -quizá lo más importante- el mar todavía no lo ha golpeado a fondo.
Dieciocho meses más tarde, la Policía Armada le da la primera gran paliza de su vida. Durante un intento de concentración -convocada a raíz de la ejecución a garrote vil de Salvador Puig Antich en la cárcel Modelo- lo apalean con saña en la plaza Urquinaona. Lo cazan en una esquina, y lo arrastran hasta el centro de la plaza. Por suerte, sus compañeros han tenido más fortuna. Escapan al cerco y corren Vía Layetana abajo…

Linda, espero que te haya gustado el pequeño relato. Nada que ver con la realidad (puro cuento). Porque la vida eso es apenas. Eso, y el brillo de tus ojos en la oscuridad.

sábado, 23 de mayo de 2009

Silencios

Llenar silencios...
apenas un grito,
canto inefable, oscuro,
sonidos huecos, desnudos...,
ecos de una voz ausente
inundan la sombra lunar de los olivos,
bajo sus copas desfilan mis sueños,
y la brisa, sólo devuelve silencios,
infinitos perfiles de ausencias...
tiempo de espacios vacíos,
los ecos del silencio
regalan rimas mudas, inertes
espejos de mi voz, mi soledad...
donde habitan fugaces... las palabras.

jueves, 21 de mayo de 2009

Luna

Noche de luna
llena, el mar
la multiplica,
la enciende
y la sostiene.

martes, 19 de mayo de 2009

Pat

Universo sensual y fugitivo
bello, fugaz, húmedo nido
voraz, animal el adjetivo
delta suspicaz, introvertido
manantial profundo y posesivo
fruto tierno y escondido
inquieto, pasional aperitivo
erótico, salado recorrido
paraíso terrenal, definitivo
coño sin par, nunca lo olvido.

lunes, 18 de mayo de 2009

A flor de piel

El mundo a flor de piel
quisiera verte a solas
entre toallas y sábanas
con tu ropa más íntima
envolverme, soñar, perderme.

jueves, 14 de mayo de 2009

La sombra de Barroughs


Luna triste

Que triste luna
vieron mis ojos
en los tuyos
espejo de los míos
fueron, tus ojos
para mis ojos,
mar de lágrimas
tristes donde naufragué
una tarde, oscuros
y bellos son, tus ojos
para mis ojos, brillantes
como azulejos.
hermosos, como
claveles rojos.

miércoles, 13 de mayo de 2009

Tiempo

El tiempo reclama
rimas imposibles,
los instantes desaparecen
en un fugaz parpadeo,
mirando atrás
sólo queda un perfume,
un tenue hálito
encadenado en la memoria,
la vida es un recuerdo.

lunes, 11 de mayo de 2009

Si pudiera

Si pudiera mujer
ay si pudiera,
haría de tus ojos lunas
de tu cuerpo primavera.
Si pudiera mujer
si pudiera, adornaría
con flores lo que tu sabes,
lo que me niegas.

viernes, 8 de mayo de 2009

Mis islas

Mis islas
urbanas manzanas
mis sirenas
cantan en balcón
y tendedero
mis musas
tejanos, camisetas
y blusas
tan próximas, tan lejanas.

jueves, 7 de mayo de 2009

El emperador

El emperador
está desnudo,
pero nosotros
viajamos en el viento,
cabalgamos luces
en la oscuridad.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Traficante de palabras

Náufrago de miradas
prisionero entre pestañas
vagabundo de rimas
navegante de sueños
traficante de palabras.

martes, 5 de mayo de 2009

Primavera

La primavera está en tu cuerpo,
y detrás de tu mirada,
en tu caminar,
cuando subes mi cuesta enamorada.

lunes, 4 de mayo de 2009

Tus lindos ojos

Tus lindos ojos van y vienen
a veces duelen, a veces me sostienen
a veces, te muerdo los labios suavecito
y los lamo, los recorro con la lengua y te los borro
en sueños, de rojo coral los ilumino
rojo sensual y submarino, de mi mar, de mi destino.

Ponte unas bragas...

Ponte unas bragas viejas
viejas y pequeñas,
no se podrán reciclar
y para lo que te van a durar
mejor viejas.

sábado, 2 de mayo de 2009

Jung y tú

Jung y tú
Jung no era
taoista, sólo
psicoanalista
y tú, tú eres tú
mi flor del tao.