lunes, 28 de septiembre de 2009

Ya no sé...

Ya no sé qué hacer con ellas
cambiar quisiera
viejas palabras duras
por bellas palabras nuevas
ya no sé qué hacer con ellas...

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Callejones

En callejones solitarios
dormitan sombras
caprichosas, desnudos
sueños ausentes
visten rimas imposibles,
entre deseos, mudos
paisajes de pasión
y un temor adolescente.

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Palabras

Inquietan las palabras: Las dichas, las oídas, las no dichas, las sueltas, las concretas, las torpes, las agudas, las suaves, las bellas, las secretas, las buscadas, las fugaces, las falsas, las auténticas, las perdidas, las ausentes, las temidas, las amadas, las soñadas indiscretas, las urdidas, las de más, las de menos, las espontáneas, las coquetas, las curiosas, las de odio, las reales, las ásperas, las delicadas, las aprendidas, las que no debimos decir, las banales, las de siempre, las frías, las distantes, las cálidas, las eruditas, las nostálgicas, las olvidadas, las negras, las luminosas, las absurdas, las lúcidas, las sospechadas, las rebeldes, las últimas, las decisivas, las dudosas, las duras, las certeras, las borradas, las corrientes, las coherentes, las sublimes, las mágicas, las feroces, las cándidas, las tiernas, las sutiles, las imperfectas, las incomprendidas, las intuidas, las de guerra, las intemporales, las vanas, las mordaces, las súbitas, las informales, las leídas, las imaginadas, las enigmáticas, las sencillas, las presentes, las mías, las de amor... envueltas en papel van, viajan por el aire, de pronto, un hilo de tinta las persigue, las atrapa, las fija, las escribe.

lunes, 14 de septiembre de 2009

Cristina

Aros, sonrisas
el gesto desenfadado
ojos oscuros
rubias mechas
un hombro desnudo
el pelo suelto, un moño
quizá una coleta
tejano el pantalón
de tirantes la camiseta
anillos, pulseras
bello el rostro
claro el perfil
esbelta la silueta
y la mirada...
no puedo con tu mirada.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Araña

Enredado me quedé
en los pelos de aquel moño,
preso soy, de los rizos de su coño,
condenado estoy
entre tanta pelambrera,
de allí, no saldría
aunque pudiera,
por su piel envenenado
con sus bragas esposado,
deslumbrado por sus ojos,
de su culo enamorado,
vagabundo entre tetas,
hechizado en sus pestañas,
enmarañado en aquella,
de mis sueños comisaria,
en su bella telaraña.

martes, 1 de septiembre de 2009

Quisiera

Quisiera, esta mortecina y lluviosa noche de domingo otoñal, que la vida no fuera para algunos lo que es.
Quisiera sacarle punta a un lápiz muy afilado. Buscarle doce pies a un gato.
Debería considerar que la derrota de uno, es también la derrota de todos.
Agua amarga, vino dulce, horizontes grises. Palabras por doquier, sueltas, deshojadas, ajadas.
Hay tantas palabras por reunir.
Quisiera hacer ramilletes con ellas. Bruscas, hirientes, pérfidas.
Bocas que tragan semen y escupen odio.
Odios que las palabras pervierten. O subvierten.
Que la mierda no salpique, no contamine.
El amanecer lava las heces humanas del día anterior.
Hay tanta mierda a mí alrededor, tanta basura, que mi pequeña basura realmente huele bien.
Y me renuevo cada mañana. Otro día. Otra historia.