miércoles, 16 de noviembre de 2016

Ausencia

Ahora, que estás ausente,
que nada sé de ti, ni de tus sus sueños
se me envenena el tiempo
y respiro hondo el polvo amargo del camino
creyendo que te perdí, sin dar ni un grito
sin lágrimas ni aspavientos.