martes, 16 de febrero de 2016

Ámbar

Un poema de amor en la noche yerma
sueño pechos en flor entre sábanas muertas
un, te extraño, mi duermevela de ausencias. 
Desvelo de besos furtivos, de caricias nuevas, 
de núbiles audacias, de carne trémula… 
Del sabor de tus labios, entregados, llenos, eternos.
De mis manos en tu piel desnuda,
paisajes húmedos, tiernos, sonoros, 
besos, dulces besos,
descubriendo curvas, sospechando vértigos, 
deshojando primaveras.
Una tarde de amor, o una mañana inolvidable
y tus ojos, por fin, deslumbrantes, cálidos, serenos
y te miro y te miro, obnubilado y vencido.
Y tus bragas…, tus bragas de cabecera.