lunes, 22 de junio de 2009

Un lugar

Conozco un lugar,
donde el olvido
y la memoria
se hermanan,
donde nada
prevalece,
donde, deseos
y realidad,
se funden y
reinventan.
Allí, soñé
mis tinieblas,
donde la muerte
es sólo sueño,
donde la vida
no cuenta.
Dentro de mí
estaba, más allá
de mi conciencia,
descansar era
morir, y vivir...
penitencia.