jueves, 25 de febrero de 2010

Aniversario

Cuando tengas un fracaso,
y creas que no hay futuro
para ti, cuando, una madrugada
desolada, sientas el frío filo
de la muerte en las entrañas
y una gélida y gris mortaja
parezca envolverte inexorable,
y tus fantasmas despierten, y te pidan cuentas,
acuérdate de mi naufragio,
mírate bien adentro, empuja
fuera de ti el dolor de tu viaje,
y acuérdate del poeta,
un golpe rápido, temerario y certero,
corazón aventurero, tierno, pero fiero
audaz, solitario y salvaje,
indomable, soñador y verdadero.