lunes, 10 de agosto de 2009

Rojo

El rojo de tus labios,
ese carmín que me persigue,
me puede, me desata y contempla.
A ciegas, te busco con las manos,
y en mi montaña todo huele a primavera,
de mis ojos a mis venas.