sábado, 19 de junio de 2010

7 de junio bis*

Escucho “Historias de misterio e imaginación”. Poe, por Alan Parsons, me pregunto: ¿por qué?, lo que no deja de ser una gilipollada más que añadir a la larga lista invierno-primavera made in interferón.
Trato -de nuevo- de ponerme en el lugar de mi bella musa, mis lindos ojos en el laberinto. Menuda empanada tendrá. Te atrapó Mario, bien pillado estás, por más rollos que cuentes.
Llama Laia y hablamos largo y tendido -ella hizo el mismo “tratamiento” el año pasado-. Estuve en el infierno, me cuenta. Sonrío, y le cuento: yo lo tengo por escrito. Enseguida se interesa y me cuenta que hay quién se ha suicidado. Hay hospitales del estado, donde para este tratamiento se aseguran de que la victima tenga un buen soporte familiar.
Le han pasado cosas parecidas, miedos, intolerancia a las discusiones, algo de mal carácter, su compañero diciéndole que era una “mangui”, ¡je, je! Está curada ella también ¡estupendo! Hablo del antidepresivo, y me dice : “Efecto rebote” ¡Es cojonudo! me he de enterar por ella. Le cuento -resumida- mi odisea femenina. Trata de animarme.
Los efectos de las inyecciones se irán lentamente.
Éste ha sido un buen golpe para mí, casi todo un año perdido. Un montón de sufrimiento que extendí a otras personas. Es lo más duro, y tengo que remontarlo.
La “prota” seguirá dándole cuerda a su reloj, y yo en la playa, pensando en ella, pintando su retrato mientras cuento mi odisea.
El depredador mira el sol de junio y sonríe -ha tardado esta primavera en ser luminosa para mí, pero aquí está-, mira el sol radiante -como sus ojos- y, se dice: eres un hombre valiente y soñador, si no, no estarías aquí.
Tengo los cuentos -inconscientes y conscientes-, son un regalo inesperado, una terapia “gestalt” mirando el luminoso horizonte.
Suena el “Sister morphine” y voy veinte años atrás como si nada, veo caras de amigos y amigas, de ligues, de amantes, de presos -como una vieja leyenda-. Los que quedaron atrás sonríen y me dicen: “On the road again” Mario, ¡suerte leopardo!


*Fragmanto del libro "Ruido de fondo".